domingo, mayo 19, 2013

La fábula del círculo dorado – RELATO

Publicado por Aarón Mendoza el domingo, mayo 19, 2013 en , | No comments
Cuando la luna era dorada… Cuando, la luna era dorada, muy al norte de México, dorada era la luna cuando el sol se iba a descansar en aquel bello atardecer.

Dorada y suave era la arena para aquellos nativos recién llegados del sur de México. En ese entonces el aire lleno de colores era pintado por las flores y árboles, el viento soplaba como cuando nos acarician la cara.

En esos tiempos, la paz se coloreaba de verde, amarillo y rojo, todo era la eternidad, no existía el bien ni el mal, incluso, el cielo y el infierno solo era tal cosa como una fantasía, solo un circulo infinito dorado, donde las personas suben y bajan, volviéndose un círculo vicioso de arrepentimiento constante, que luego queda en el olvido, para volver a aplastar y después arrepentirse, transformándose en una fábula de Dios y Satán.

Mucho antes de que nosotros fuéramos una moraleja olvidada, las personas eran tan pequeñas, los animales tenían un tamaño enorme, la luz no existía. Por las noches las luciérnagas nos cobijaban iluminando al cielo, mientras, el círculo infinito dorado nos atrapaba en el silencio de un mito según inexistente.

La eternidad pasa y la inmortalidad llega, un meteorito sacudió al planeta, una hermosa mujer de piel oscura, cabello rojizo y ojos azules bien vestida, recogió del meteorito a un niño extraño que un día próximo traería paz a la tierra.

La oscuridad se iba con la llegada de la luz y la neblina, las noches eran cortas y la contaminación muy extensa.

La madre modernidad ha hecho olvidarnos de la libertad, centenas de personas sin rumbo han extraviado al niño del espacio y una severa contaminación robo el color de la naturaleza.

Muy al norte de México sobre el océano pacifico donde se vio por última vez al sol, muchas personas han venido desde el sur a ver el último rayo de sol, la última esperanza.

El temblor más fuerte del mundo se sintió ahí, de pronto una cerca electrocutada salió de la tierra, divisiones políticas y religiones han separado a las personas.

Un día fuimos hermanos, hoy no lo sé. Discriminación, falta de educación, lideres corruptos, desempleos, un día nos amamos, hoy no lo sé. Antes soñabas y bailabas, amigo mío, solo escucha, no queremos indiferencias, no te cuesta nada tomar conciencia. Tener un mejor mundo no es de un solo día ni de una sola persona.

0 comentarios:

Publicar un comentario