martes, enero 17, 2012

CUENTO CORTO – Obligado a vender su alma

Publicado por Aarón Mendoza el martes, enero 17, 2012 en , | No comments

Hace algunos días, me encontraba caminando por una larga avenida, el sonido de los autobuses, el claxon de los autos, cada una de las voces que se escuchaban alrededor de mi largo caminar, las luces que alumbraban la ciudad me daban el camino por donde caminar en esta oscura vida donde algunos se encierran en la soledad.

Uno nunca se da cuenta de lo que pasa realmente atrás de cada persona que transita por las calles, que trágico pensamiento es lo que lo rodea, que trágica emoción es la que hace cambiar la vida de las personas de una forma radical, lo peor del caso, es que  a veces dañamos a terceras personas con nuestra triste enfermedad.

Extraños son los días que nos envuelven, al no entender los problemas. Iba caminando por la banqueta sobre la avenida, unos grandes arcos dividían entre la banqueta y un club, mas adelante en la esquina había una parada de autobuses, poca gente está ahí, ya que es un inicio de semana por la noche.

Vi bajar a un hombre de un autobús, se veía triste, desilusionado, era un hombre alto, moreno, bigotón, cabello corto y panzón…

Lo vi sentarse entre los arcos de este club con un coraje tal hacia la vida y su extraña forma de actuar del todopoderoso en esta vida. Cansado de la desigualdad, del desempleo, de la inseguridad y de la enferma alcaldesa de esta ciudad.

El ruido de los autos se va desapareciendo, el viento se escucha lento y cada vez más fresco, en el pensamiento de este hombre, desea ser un narcotraficante, un millonario, un asesino de vidas, un político de promesas rotas. En lo más profundo de su corazón ya deprimido, desea terminar con la agonía de sus hijos, para que ya nunca más puedan sufrir, una lagrima derrama este hombre, se levanta y da un fuerte golpe a un teléfono público, la gente voltea a verlo…

Los días duros llegaron, nos encontraron, se preguntaran y luego que. Ellos destruirán cada una de nuestras felicidades en esta vida. Nos mostraran el verdadero pecado y nosotros les temeremos. La enferma alcaldesa habla y habla, sus invitados hipnotizados ya duermen. Quien escucho su voz ahora su esclavo es.

El hombre invoca al señor oscuro y le pide llevarse a sus hijos lejos de esta ciudad. Frente a él se detiene una camioneta, se sube y se va.

Sus raras vidas cambiaran, es tiempo de elegir si seguir este juego o fugarse a otra ciudad, las noches duras están por llegar. Nuevos cuerpos están hoy en los ataúdes, extraños ojos mueren en cárceles, si creyeron que había terminado pues está a punto de iniciar.

Una rara voz en la radio dio anunciar su aburrida intención de este extraño señor, que está trayendo este nuevo terror.

0 comentarios:

Publicar un comentario